La clave: Utiliza herramientas para presentar tu negocio de MLM

Tal y como te prometí en el artículo “La fórmula del éxito en MLM” de la semana pasada, hoy te traigo el detalle de uno de sus pilares más importantes.

Cómo recordarás, el éxito en tu carrera de marketing multinivel, dependerá de tu habilidad para conseguir que “un gran número de personas, haga unas pocas cosas simples, durante un periodo de tiempo prolongado”.

Para asegurarse de estar aplicando esta fórmula de la manera correcta, y conseguir que nuestro equipo se mantenga haciendo “unas pocas cosas simples”, siempre deberíamos estar preguntándonos: ¿Podrían hacer todas las personas de mi organización, lo que estoy haciendo ahora mismo?

Las habilidades no son duplicables

Dejando de lado el hacer presentaciones masivas en eventos o salas de conferencia y cosas por el estilo, que es algo que acabarás haciendo puntualmente si escalas rangos en tu compañía, debes centrarte en mantener duplicable y sencilla la actividad que ocupa el 80% del tiempo que le dedicas a tu negocio.

Y esta actividad, en su gran medida, debería ser la de dar a conocer tu negocio a otras personas, interactuando directamente con ellas. Lo que se denomina marketing activo.

Pregúntate: ¿Puede todo el mundo hacer una presentación de negocio, 1 a 1, de manera efectiva?

La respuesta, claramente, es NO. Y muchísimo menos si es alguien que acaba de empezar, que lo único que va a conseguir es sembrar dudas y confusión en el prospecto… perdiéndolo para siempre.

Puede que tu seas un orador u oradora excepcional, que tengas unas dotes inmejorables para la venta, que hagas que una persona sienta la necesidad de firmar con tan solo mirarla… pero eso no significa que toda tu organización sea capaz de hacer lo mismo.

Es sencillo, LAS HABILIDADES NO SON DUPLICABLES. No se duplican en profundidad.

Mantenlo (y hazlo parecer) sencillo y duplicable

En nuestro día a día, debes limitarte a hacer cosas que todo el mundo pueda hacer. Además, realizar nosotros una presentación de negocio a un prospecto, por muy preparados que estemos, puede significar el no realizar la venta…

¿Cómo es posible? ¿Si hago una buena presentación… no es más probable que cierre la venta? Si es esto lo que te estás preguntando, párate a pensarlo un momento.

Es posible que, gracias a una buena presentación y correctas técnicas de cierre, consigas realizar una venta en muchos sectores relacionados con estas. Sin embargo, ten en cuenta que el marketing multinivel es diferente.

No sólo debes conseguir que alguien compre tu producto, sino que debes hacerle ver al prospecto que puede ganar un dinero extra vendiéndolo él también y creando su propio equipo de trabajo.

Con un 90% de probabilidades, si hablas demasiado, una persona a la que le presentas tu oportunidad va a asustarse al pensar que, para desarrollar el negocio que le ofreces, va a tener que hacerle esa misma exposición a otras personas. Para la mayoría de la gente, eso requiere salir de su zona de confort.

En cambio, toda persona puede verse entregando un vídeo de presentación que haga el trabajo por ella.

Todo comienza por ti

Como líderes, debemos predicar con el ejemplo y ser los primeros en usar las herramientas disponibles en nuestra compañía a la hora de presentar el negocio. Es normal que, sintiéndonos preparados, queramos hacerle la presentación a nuestro prospecto. Pero tenemos que pensar que lo más importante de todo, es que la persona que tenemos enfrente se vea haciendo lo mismo que estamos haciendo nosotros en ese momento.

Nuestro objetivo NO es impresionar y que al acabar el prospecto diga «que bien lo haces, me ha encantado tu exposición…». Nuestro objetivo es que se le pase por la mente un: «¡Que tarea más sencilla, eso puedo hacerlo yo…arranquemos!».

Tu tarea es simple: entregas una herramienta de presentación (vídeo, PDF, invitación a una presentación online…) y te limitas a contestar sus preguntas.

¿Qué eres nuevo y todavía no eres capaz de contestar esas preguntas que le puedan surgir al prospecto? Sin problema, dejarás que sea tu upline, o miembro de tu línea ascendente con experiencia, quien las conteste y haga el cierre mientras lo presencias y aprendes como lo hace.

Todo ese sencillo y corto proceso es duplicable, cualquiera puede hacerlo.

Sinceramente, después de más de 11 años en la industria del marketing multinivel, no recuerdo cuando fue la última vez que realicé una presentación en un 1 a 1. Debió ser antes de empezar a conseguir resultados masivos (¡qué casualidad!) … y eso que desde entonces he reclutado a más de 1000 directos personalmente. ¿Si alguien me pregunta por mi negocio? Le muestro un vídeo (aunque en él sea yo quien salga hablando), y me limito a contestar y resolver sus dudas para pasar después al cierre.

Recuerda: La fórmula del éxito en marketing multinivel radica en tu habilidad para conseguir que un gran número de personas, haga unas pocas cosas simples (entregar herramientas de presentación sin parar y realizar los seguimientos necesarios), durante un periodo de tiempo prolongado.

Mantenlo simple. Mantenlo duplicable. Utiliza herramientas.

A continuación, te dejo el vídeo relacionado con este artículo, y no olvides compartirlo con tu equipo si te ha sido de ayuda. Te leo abajo en los comentarios, y recuerda descargar Las 24 formas de conseguir prospectos” para nunca quedarte sin gente con la que hablar acerca de tu negocio de marketing multinivel.

¡Hasta pronto!

Un abrazo,

Jacinto Ribas

La fórmula del éxito en MLM

Hoy te traigo la FÓRMULA que te llevará a alcanzar el éxito en tu compañía de marketing multinivel.

Así que, antes de seguir leyendo, ten en cuenta que esto que vas a leer a continuación no es una teoría, ni una técnica, no es un experimento… es una fórmula que, si la sigues, te hará obtener los resultados que tanto deseas en tu empresa de MLM.

Si no la sigues, probablemente des tumbos hasta que decidas volver a comenzar e implementarla a rajatabla… o abandonar por no obtener resultados. Así de sencillo.

Reinventar la rueda

Muchos, al entrar en la industria, se empeñan en reinventar la rueda. Se empeñan en complicar las cosas que siempre han sido sencillas y han funcionado. Creen que sistemas complejos traerán mejores resultados.

Acaba pasando una de dos cosas: abandonan frustrados; o se resignan, escuchan a su línea ascendente y comienzan de la manera correcta habiendo perdido el tiempo y, probablemente, quemado muchos contactos.

Quiero que entiendas que el ego, aquí, sobra. Entrar en redes de mercadeo, generalmente significa empezar a desarrollar una actividad que no tiene nada que ver con lo que hayas hecho anteriormente.

Tu mentalidad debe ser la de aprendiz, desde la humildad. Entrar con la mente abierta, dispuesto a absorber información y dejarte guiar por los que ya tienen los resultados que buscas dentro de tu empresa.

Todo lo que hagas, debe basarse en realizar lo que te describo a continuación…

La Fórmula

Probablemente hayas oído ya más de una vez, que el marketing multinivel, aunque no fácil, es sencillo. Y es que, pese a que las tareas a realizar deben mantenerse sin complicar, las acciones requeridas TIENEN que hacerse y esto requiere de esfuerzo, determinación y constancia.

La fórmula que garantiza el éxito en tu carrera de MLM consta de tres partes, y se basa en tu habilidad para conseguir que:

– Un gran número de personas,

– Haga unas pocas cosas simples,

– Durante un periodo de tiempo prolongado.

Es la única forma en la que, en nuestra profesión, se puede crear apalancamiento, duplicación e ingresos pasivos duraderos.

Lo único que tenemos que hacer es enfocar toda nuestra pasión, habilidad y liderazgo en conseguir aplicar a rajatabla esta fórmula del éxito.

Las tres etapas por las que pasa el Networker

Normalmente la gente que empieza un negocio de redes de mercadeo pasa por tres fases.

En la primera fase se tiene la mentalidad de vendedor o autónomo. La mentalidad de querer cargar con todo el trabajo a tu espalda, todas las formaciones, todas las presentaciones…

Obviamente, así, puedes ganar dinero. Pero, aparte del hecho de que estarás trabajando de una forma que tu equipo NO va a duplicar (no todo el mundo va a coger el negocio con tanta fuerza ni va a tener la capacidad de realizar esas tareas de manera efectiva), estas realizando un trabajo lineal. Trabajas por horas, si dejas de trabajar dejarás de cobrar… Y esto es justo lo que no buscamos en la industria del marketing multinivel.

La segunda fase es en la que tratas de formar a seis o siete «super ninjas». Entrenarlos tan bien, que parezca que estés duplicado dentro de ellos. Intentando que sean capaces de hacer lo que tu hacías en la primera fase.

Así lo que haces es cambiar la fórmula completamente, estás haciendo que: Un pequeño grupo de personas, haga unas cuantas cosas extraordinarias, hasta que aguanten. El problema aquí es que cada dos semanas uno de tus «super ninjas» desistirá por no encontrar ni duplicación ni resultados… Y te pasarás la vida entrenando «super héroes» nuevos que abandonarán pronto.

Tienes que entender que, en nuestra profesión, el 99% de la gente está a tiempo parcial y tiene una disponibilidad de tiempo limitada. Por lo que su única opción, si espera conseguir resultados, suele ser la de centrarse en hacer unas pocas cosas simples y duplicables.

Por eso LAS HERRAMIENTAS DE PRESENTACIÓN SON TAN IMPORTANTES (DVDs, CDs, vídeos, páginas web, revistas, entrevistas, eventos…). Estas son de las pocas cosas duplicables que la gente puede utilizar, al servir como acción apalancada que presenta el negocio por ellas y además lo hace de la manera correcta. Te daré más detalle sobre ellas en un artículo que escribiré en pocos días.

En el momento en que comprendes el poder de las herramientas a la hora de presentar tu negocio, es cuando pasas a la tercera fase, que es a aplicar la fórmula de la libertad financiera a rajatabla.

En este punto tienes que empezar a preguntarte:

«¿Podrían hacer todas las personas de mi organización, lo que estoy haciendo ahora mismo?»

Si la respuesta es no, tienes que modificar tu conducta.

Recuerda. Tu éxito se basa en tu habilidad para conseguir que un gran número de personas, haga unas pocas cosas simples, durante un periodo de tiempo prolongado.

¿Se te ocurre como se podría traducir esto en actividad? Muy sencillo, consiguiendo que un gran número de personas, entregue herramientas de presentación sin parar (y realice los seguimientos pertinentes), durante un periodo de tiempo prolongado. Estos son los cimientos del marketing multinivel.

Las herramientas y la duplicación son el único camino. Y es de lo que hablaremos con detalle en el próximo artículo.

Te dejo con el vídeo relacionado. Comenta y comparte si crees que esto te ha sido de ayuda. Te leo abajo, y no olvides descargar Las 24 formas de conseguir prospectos” para nunca quedarte sin gente con la que hablar acerca de tu negocio de marketing multinivel.

¡Hasta pronto!

Un abrazo,

Jacinto Ribas

¿Tu equipo de MLM no rinde como te gustaría?

Muchas veces pasa, que sentimos que nuestro equipo de marketing multinivel no tiene la motivación que tenemos nosotros a la hora de trabajar, o que no pone unas ganas equivalentes a las nuestras en cuanto al desarrollo de su negocio.

Muchas preguntas pasan en esos momentos por nuestras cabezas… ¿Cómo es posible que no se esfuercen sabiendo que trabajan con la posibilidad de crear un imperio? ¿Es que acaso no se han dado cuenta de lo que tienen entre manos? ¿Podría ser que no acabasen de comprender el potencial de todo esto?

Sin la Inteligencia Emocional necesaria, es fácil caer en la frustración cuando se pasa por momentos como este. Momentos en los que traes a gente en tus filas, pero no duplican o hacen crecer tu organización. Algunos se quedan como vendedores de producto, otros simplemente están de paso y acaban retirándose… pero pocos ven las cosas como las ves tu. Que estás dispuesto a pagar el precio del éxito y hacer todo lo posible para alcanzarlo.

A veces esa impotencia te lleva a intentar obligar a tus distribuidores a realizar acciones, como si fueses su jefe; o a volverte irrespetuoso con ellos… Esto NUNCA es una solución y no suele acabar bien.

El remedio es mucho más sencillo de lo que crees…

Simplemente has de entender que…

Hay personas que simplemente no tienen los mismos objetivos que tú. Aparte del hecho de que pueda ser que todavía no vean el potencial que lleva intrínseco la industria del MLM (todo lleva su tiempo), hay gente que llega hasta aquí buscando un simple ingreso extra. Esa gente tiene el mismo derecho que cualquiera a cumplir su objetivo y quedarse ahí si es lo que desea.

No es posible motivar a una persona que no está dispuesta a hacer todo lo necesario para alcanzar el éxito. Ellos tienen que desearlo mucho más de lo que tú quieres que ellos lo alcancen.

No puedes responsabilizarte del éxito o el fracaso de la gente. Tu única responsabilidad es la de proporcionarles el soporte adecuado para un arranque explosivo, el resto depende totalmente de ellos.

No puedes forzar a nadie para que trabaje. El que tu estructura esté formada por multitud de pequeños empresarios, quiere decir que son ellos los que deben tomar la decisión de ir con todo, o pasar sin pena ni gloria por tu equipo. No son trabajadores a los que puedas dar órdenes. Eres un líder, y te limitas a guiar a quien quiere escuchar, aprender y trabajar.

Define los roles de cada uno cuanto antes

Debes dejarle claro a la gente, cuando se da de alta como distribuidor, que vuestra relación es una sociedad. En la que, si ellos pisan el acelerador, tú también lo pisarás. Pero si ellos levantan el pie, tú también tendrás que hacerlo, porque deberás ir a invertir tu tiempo con la gente que de verdad lo aproveche.

Recuerda que sólo vas a necesitar 4 o 6 líderes fuertes, constructores de equipos, para alcanzar el éxito en la industria del marketing multinivel, y hasta que los encuentres, por el camino, vas a cruzarte con muchísima gente que trate esto como un negociete.

Eso no quiere decir que no debas respetar a todo tu equipo, sus metas y objetivos. Simplemente dedícale tu tiempo a quien quiera crecer. Pero sin olvidar que alguien que se dedica en exclusiva a vender productos, es parte de la piedra angular que crea volumen constante en tu organización. No menosprecies o subestimes a esos distribuidores… tener unas pocas decenas como ellos, puede cambiarte la vida.

Y a las personas que ni siquiera tienen este u otro rol definido, que acaban de entrar y que probablemente estén de paso, debes meterlas cuanto antes en el sistema de tu empresa (eventos semanales, convenciones, conferencias on-line, reuniones presenciales caseras… lo que sea).

Será pasando por el sistema donde se darán cuenta si el MLM es para ellos o no lo es. Servirá de filtro sin tener que consumir prácticamente nada de tu tiempo. Algunos definirán su rol e intensidad de trabajo dentro de tu equipo, y muchos otros abandonarán.

Aquí la Ley de Pareto encaja a la perfección. Debes pasar el 80% de tu tiempo con ese 20% de la gente de tu equipo, que de verdad trabaja duro y está comprometida con el negocio y con obtener resultados crecientes.

No puedes pasarte los días tirando del carro de la gente. Eso te desgastará muchísimo y además creará un equipo dependiente. Un equipo que dependerá de tu propio rendimiento y que morirá si no estás ahí. Y eso es justamente en lo último que debería acabar tu negocio de marketing multinivel, en el que buscas un ingreso pasivo a través del apalancamiento humano.

Tu misión es crear un equipo formado. Un equipo sólido. Un equipo que, con el tiempo, cada vez te necesite menos. Para que tu puedas dedicarte a abrir nuevas líneas de negocio o disfrutar de tus ingresos residuales.

Pero mentalízate de que ese equipo estará compuesto por las personas que decidan formar parte de él, y no de quien tu decidas. Buscar, filtrar y trabajar con esa gente es tu labor. Deja escapar a quien no cumpla los requisitos y trabaja con quien sí. Si todavía no has encontrado quien los cumpla… sigue y sigue buscando.

Comparte esto con los miembros de tu equipo a los que creas que pueda serle de ayuda, y no olvides descargar “Las 24 Formas de conseguir prospectos” para nunca quedarte sin gente con la que hablar para tu negocio de MLM.

¡Te dejo con un vídeo relacionado y te leo en los comentarios de abajo!

¡Hasta pronto!

Un abrazo,

Jacinto Ribas