Los 4 obstáculos hacia la Libertad Financiera

En JRBenlloch.com, el objetivo es ayudarte a obtener el conocimiento que te ayude e impulse a obtener la Libertad Financiera. Ese momento en el cual tus ingresos pasivos cubren tus gastos y con ello adquieres la capacidad de poder elegir. Elegir que haces con tu tiempo, tu bien más preciado.

Pese a que hay caminos hacia dicha Independencia Económica que pueden parecer realmente sencillos, como el que te muestro en el PDF gratuito “Los 4 pasos hacia tu Libertad Financiera”, existen muchas cosas que pueden salir mal… que mayormente ocurren dentro de ti.

Y es que tu Inteligencia Emocional va a jugar un papel importante, tal y como veremos hoy al hablar acerca de los 4 obstáculos principales que la gente suele encontrarse al buscar el objetivo del éxito económico.

Libertad vs. Seguridad

Hay un momento en el que vas a tener que elegir. ¿Quieres seguridad o quieres libertad? Actúan como polos opuestos. Quien busca seguridad, irremediablemente pierde libertad. Quien busca libertad, pierde seguridad.

Aquellos amantes de la seguridad, pierden oportunidades porque optan por lo fácil. Con esta elección eligen una vida sin sobresaltos, sin sustos. Un día a día en el que su actividad pocas veces supone retos, que son los que hacen que crezcamos como personas y nos hagamos mejores.

Supone, generalmente, quedarte dentro de tu zona de confort. Vivir días sin retos ni emociones (por lo menos, en lo que se refiere al ámbito laboral). Va por gustos, pero a mí personalmente me parece, entre otras cosas, aburrido.

Si eliges libertad, da por seguro que vas a cometer errores. Es lógico, y estos son necesarios para el éxito. Cada paso en falso debería aportarte nuevo conocimiento. Enseñanzas que harán que no vuelvas a caer en el mismo error de nuevo. Y es que un emprendedor se curte a base de tortazos.

Quien renuncia a su Libertad a cambio de Seguridad, acaba quedándose sin la una ni la otra.

He emprendido muchos proyectos, y nunca he tenido miedo a fallar. Entre otras cosas, porque juego a ganar. Hay una frase que me encanta y que es una especie de estandarte que llevo siempre conmigo:

“Si gano o aprendo, nunca pierdo”

Si extraes un aprendizaje de cada acción que lleves a cabo en la vida, nunca perderás. Cuando un negocio no sale como esperabas, no habrá sido en vano si te sientas a estudiar todas las cosas por las que no ha sido fructífero, para así estar más preparado para el siguiente intento.

Como dijo Winston Churchill:

“El éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”.

Y esas son palabras MUY sabias. Si evitas los errores, evitas el éxito y el aprendizaje. Quien no ha fracasado nunca, no ha intentado tampoco nada, y se cierra las puertas a triunfar. Arriesgar te da la oportunidad de ganar.

Para un empleado, el error es algo a evitar. Para un emprendedor, es parte necesaria del proceso.

Repito, libertad o seguridad es cuestión de gustos. Pero para mí, la libertad financiera es mucho más importante que la seguridad laboral. La primera es real, la segunda una fantasía.

Debes escoger una opción y pagar el precio de tu elección -el precio del trabajo fácil o el de los batacazos-, que al andar el camino que escojas, llegando hasta el final, te otorgará resultados de lo más diferentes -ataduras o libertad-.

Los 4 obstáculos

1. Creencias limitadoras

El miedo es el mayor freno de la humanidad. Y en un 99% de los casos es infundado. El miedo a lo desconocido se basa en posibles consecuencias futuras que te montas en tu cabeza. Son películas. Muchas veces conseguirás quitártelo del medio y avanzar si te haces la pregunta “¿Qué es lo peor que me podría pasar?”. Normalmente, llegarás a la conclusión de que no es para tanto.

2. Complacerse de vivir, por inercia, en la comodidad

La gente parece tener fobia al esfuerzo. En un mundo en transformación, no adaptarse es el verdadero riesgo. Un riesgo demasiado grande como para dejarlo pasar. Si tienes entre 0 y 40 años… ¿De verdad crees que el gobierno te dará de comer cuando te jubiles?

El tema de las pensiones tiene chicha, y probablemente se merezca un artículo exclusivo, pero por ahora reflexiona acerca de esto: ¿De verdad crees que tu empleo es seguro y por eso te acomodas? A mí eso me parece un error. Mañana mismo podrían dejarte en la calle.

Lo cómodo y fácil suele entenderse por: “sueldo limitado, hipoteca infinita, consumo irresponsable”. Esa es la vida de la mayoría. Si no te esfuerzas por crecer, te estancarás. Si no mejoras tú, no mejorará tu situación. Sea la que sea. Esfuérzate y mueve el culo. No te dejes arrastrar por las corrientes del río de la complacencia y la vida mediocre.

3. Malos hábitos financieros

Ganar, gastar, no ahorrar y por supuesto, no invertir. Vivir financieramente al día. Esa es la vida que vive el 95% de la población (si no más). Gastar más de lo que se gana, incluso gastarse ingresos futuros. Gratificación económica inmediata y ningún tipo de planificación a medio y largo plazo.

No creo que haga falta decir nada más.

4. Falta de educación financiera

Todo el mundo maneja dinero cada día, pero muy pocos se preparan para hacerlo de la manera correcta. Una buena formación financiera no es un lujo, es una necesidad. Una necesidad absoluta que no se nos enseña en el colegio o universidad. Pero eso no significa que no deba aprenderse.

Formarse de modo continuo es una prioridad. Como decía Jim Rhon:

“Tus ingresos nunca serán mayores que tu desarrollo personal”

Y esto es especialmente cierto en cuanto a tu desarrollo en ámbitos financieros. Aprender a controlar tus gastos e invertir de manera correcta en pos de tu libertad (o si eres de los que lo prefiere, seguridad) financiera, es la inversión en tiempo y dinero más rentable que podrás hacer jamás.

Te dejo abajo el vídeo relacionado con el artículo, y no olvides descargar el PDF gratuitoLos 4 pasos hacia tu Libertad Financiera”. En el cual aprenderás uno de los caminos más sencillos hacia tu Independencia Económica.

Espero tus comentarios abajo 🙂 y no dudes en compartir el artículo con quien creas que le será de ayuda.

¡Un abrazo!

Jacinto Ribas