Los 12 tipos de ego que evitan que prosperes.

Hoy veremos los doce tipos de ego que evitan que prosperes, que paralizan tu escalada al éxito económico o a cualquier otro tipo de resultado extraordinario al que aspiras.

En este artículo quiero hablarte acerca de los motivos reales que te mantienen donde estás. Y es que la gente que no prospera económicamente suele decirse; no tengo éxito porque me falta capital suficiente. No estoy en la industria correcta, no tengo la idea necesaria, no estoy en el país adecuado, no tengo las amistades correctas, pero bajo mi experiencia esos no son los motivos. Nada de eso es lo que te está frenando. Lo que te frena es solo una cosa en todas sus versiones y nada más. El ego. El ego es lo que hace que no prosperes.

Me dirás, no Jacinto, yo no tengo ego, simplemente estoy quebrado. Lo cual no es cierto. El ego se puede presentar de múltiples maneras, y yo la verdad, es que he sufrido muchísimas de ellas a lo largo de mi carrera, en mis peores momentos. Y es que no lo identificaba y lo dejaba escapar. No podía avanzar, era imposible hacerlo. Hoy te mostraré 12 tipos de ego que están evitando que avances. Si identificas alguno de ellos en ti coméntalo debajo. Y si crees que no tienes ninguno, quizás ese sea el problema.

Tipo de ego número 1: El ego de la culpa.

La gente que sufre de este tipo de ego siempre dice ; «Bueno, no es mi culpa, la culpa es de otro, de la sociedad, del gobierno, es culpa de mi país». O «Bueno, es que vengo de una familia desestructurada, por eso nunca seré rico». Tonterías.

El ego de la culpa siempre señala a los demás, pero recuerda que por cada dedo con el que señalas a otros, hay tres que te están señalando a ti.

Culpas a otros. No dejas de poner excusas. Y lo que debes, es tomar responsabilidad.

Tipo de ego número 2: El ego de lo sé todo.

Yo lo sé todo. Yo no necesito formarme, ¿leerme un libro para qué? Reconoce de una vez que no sabes absolutamente nada. Y abre tu mente si de verdad quieres crecer. No hay otro camino. Si no, te vas a ver haciendo las mismas cosas una y otra vez, esperando resultados distintos. Eso se le llama ser ingenuo.

Tipo de ego número 3: El ego del miedo.

El miedo frena a muchos. ¿Cuáles son los miedos más comunes? Aquí están:

  • El miedo a fallar.
  • El miedo a perder.
  • El miedo al qué dirán.

Esos son los más típicos. Seguramente muchas veces te verás ante algo que quieres hacer y te preguntas ¿qué pasará si pierdo el dinero? o ¿qué pasará si tropiezo? ¿qué pasará si me equivoco y no puedo solucionarlo? ¿qué pasará? ¿qué pasará? ¿qué pasará? ¿Y qué pasa si aciertas? ¿Eso nunca te lo planteas? ¿No te tira esa pregunta, esa duda, hacia adelante, igual que las otras te tiran hacia atrás?

El miedo no es más que una invención tuya, algo que piensas que puede pasar, pero que está solo en tu cabeza, solo ahí.

Preocuparte. Analiza la palabra, pre-ocuparte, ocuparte de algo que no ha pasado previamente. No tengas miedo a probar si vas a poder avanzar.

Tipo de ego número 4: El ego de la zona de confort.

Este tipo de ego es el que te hace decir me conformo con como estoy, no necesito más. ¿Para qué?. Las cosas van bien. Cuando te haces conformista no creces y si no creces estás muriendo. O creces o padeces. No malgastes tu vida, no malgastes tus días conformándote. Persigue tus sueños, lucha por ellos.

Tipo de ego número 5: El ego de la crítica.

Imagina esta situación. Vas tranquilamente andando por la calle y de repente… escuchas el ruido de un coche a toda potencia. Lo oyes de lejos y de repente pasa por delante de ti un Ferrari con su ruido característico a una velocidad decente. ¿Qué es lo primero que piensas? Coméntalo debajo sin tapujos. Rápido. ¿Qué es lo primero que piensas? La verdad. ¿Qué es lo primero que pasa por tu mente? Apuesto a que muchísimos piensan:

  • ¡Qué arrogante!
  • ¿Quién se cree que es?
  • Seguro que ni siquiera a sido su dinero el que ha comprado ese coche.
  • Seguro que se ha casado con una millonaria o un millonario.
  • Seguro lo ha heredado.

Toda esa negatividad es tu ego juzgando a otras personas.

¿Cómo lo sabes? Porqué todo eso lo inventas en tu cabeza. Y se lo atribuyes, etiquetas a esa persona que probablemente ni siquiera conoces:

  • No es tan listo.
  • No es tan bueno.
  • No será tan guapo, tan guapa.
  • No es tan bueno haciendo lo que hace.

Pero, ¿y tú que sabes?

Es tu ego el que habla, es tu ego proyectando tus propias inseguridades y tus propios valores hacia otras personas.

¿Cómo sabes que esa persona no ha sudado la gota gorda para estar donde está? ¿Cómo sabes que no es un gran cabeza de familia? ¿Cómo sabes que no es un padre o una madre ejemplar? ¿Cómo sabes que no ha sufrido, seguramente durante años, para llegar hasta ahí?

Tu ego está sentenciando a las personas antes de ni siquiera hablar con ellas. Explícame tú cómo pretendes prosperar si esa es la imagen que tienes acerca de la gente próspera. ¡Es imposible!

Tipo de ego número 6: El ego de la excusa.

O tienes dinero o tienes excusas, pero no puedes tener ambas. Una excusa no es más que una idea bien planteada que te cuentas a ti mismo. No tengo suficiente experiencia. Es muy difícil. No puedo permitírmelo. No sé. No puedo. No puedo. No sé.

¡Descarta todos esos “No” en tu cabeza! Lo que tienes que empezar a plantearte es cómo SÍ puedes hacerlo.

Puedes tener mil excusas, pero solo necesitas un motivo o razón fuertes para tumbarlas todas. Solo uno. ¡Anótalo cuando lo encuentres!

Tipo de ego número 7: El ego de complacer a otros.

Sólo quiero que todo el mundo esté contento. No quiero ofender a nadie. No hay nada de malo en poner muchas veces a otros primero. Pero muchas veces es necesario priorizar. Muchas veces es necesario salvarte a ti primero antes de poder salvar a otros. Tal y como pasa en los aviones que te dicen que te pongas tú primero la mascarilla antes de ponérsela a un menor al que estés acompañando. Ponerse a uno mismo primero no tiene nada de malo y muchas veces es una prioridad. Debe ser así.

Tipo de ego número 8: El ego de la justificación

Se parece mucho al ego de la excusa. Y luce así en tus pensamientos:

  • Soy demasiado joven.
  • Soy demasiado viejo.
  • Soy inmigrante.
  • Soy nuevo en esto.
  • No conozco a nadie.
  • Hablo muy mal el idioma.
  • Tengo acento.
  • Uy, demasiado tarde para mí.
  • Ahora tengo hijos, estoy casado y demás.
  • ¿Sabes qué? Tampoco lo deseaba tanto.

Eso son memeces, son mentiras. Solo justificas tus fracasos con tonterías.

No se te ocurra utilizar a tus hijos o tu mujer como excusas. Utilízalos como motivación. Dales una vida mejor y deja de justificarte.

Tipo de ego número 9: El ego de los celos.

«Los ricos son engreídos, son egoístas«. «No me gustaría ser rico». Deja de juzgar lo que no has conseguido o no eres capaz de conseguir. Deja de criticar. Déjalo. ¿Piensas que tú eres mejor? Adelante.

Deja de juzgar y criticar y ve a intentar impactar positivamente en todas esas vidas que normalmente impacta alguien que prospera, porque por eso suelen prosperar.

Hasta entonces deja de juzgar lo que no tienes simplemente porque no lo tienes, o porque intentas justificarte a ti mismo, con que es algo que no querrías y te sigues mintiendo. Déjalo.

Tipo de ego número 10: El ego de la máscara.

¿Conoces a alguien que siempre parece sobreactuado, que intenta disimular o fingir quién es? Esa gente que se pone una máscara según con quién esté en cada momento. Y con el paso de los años lo han hecho tantas y tantas veces que ni siquiera ellos mismos saben quiénes son. ¿Quién eres? Ya no lo sabes. Te has perdido. Y debes ser tú mismo.

Siempre preferiré que la gente me odie por quien soy, a que me ame por quien no soy, que me ame por quien he fingido ser.

No te pongas la máscara, no la necesitas para prosperar.

Tipo de ego número 11: El ego del qué dirán.

¿Te preocupa lo que otros puedan decir o dicen de ti? ¿Te preocupa cómo otros puedan percibirte? ¿Dejas de hacer cosas, aunque creas que son correctas, por lo que otras personas puedan opinar?

Si eres de estas personas que dejan de hacer cosas por lo que otros puedan pensar acerca de ti, sufres de este ego del qué dirán. Estas personas podrían ser tu familia, tus amigos, quien sea. Gente que a lo mejor te sigue en redes sociales. A lo mejor subes contenido, subes vídeos a tus redes sociales, compartes algo positivamente en las vidas de otros y de repente llegan algunos «haters» y paras.

Los «haters» y «trolls», permíteme que te diga que son personas a las que no le importas. No aportan ningún valor a tu vida, te dejan un comentario y de repente te sientes dolido. Y la verdad es que sí que duele. Lo que te dicen se clava dentro, y entonces dejas de hacer lo que es correcto. Lo que si fueses constante con ello te llevaría al éxito. Dejas de hacerlo porque te molesta, te duele, te preocupa lo que digan de ti o lo que podrían decir. Deja de preocuparte por las opiniones de otros. No aportan nada, son solo opiniones, nada más. Los «haters» tiran «hate», eso es lo que hacen. Igual que los mentirosos mienten. Un hater te tira odio, es a lo que se dedican, ¿no? No deberías esperar otra cosa de ellos. Ya está, están ahí. Igual que la gente, tu familia, tus amigos, esos que tampoco te apoyan. Si simplemente no te apoyan, apártalos de tu vida, no los necesitas tampoco. No debería preocuparte lo que otros piensen de ti. Si tú haces lo correcto, ya está. Si sabes que lo que haces está bien, sigue, no te preocupes, sigue hacia adelante.

Tipo de número 12: El ego del hazlo tú mismo.

Este tipo de ego es el típico ego que dice: «Si quieres que algo salga bien, hazlo tú mismo. Nadie podrá hacerlo mejor que yo».

Lo que realmente estás diciendo y demostrando es que no confías en otra persona, que no confías en nadie.

Yo tengo que reconocer que he sufrido muchísimo por este tipo de pensamiento, muchísimo. Ha habido muchísimas tareas a lo largo de mi carrera que me ha costado delegar en un principio, pero la verdad es que sin equipo no hay éxito.

Nunca verás a alguien consiguiendo algo realmente grande, haciéndolo solo. No lo verás. Es Rarísimo. Sin equipo, sin apoyo, sin ayuda no se puede escalar.

Es uno de los egos más comunes en los emprendedores que se atascan. Es un ego que no te permite seguir avanzando, no te permite llegar al siguiente nivel. Es imposible. ¡Atentos con esto damas y caballeros!

Ya para finalizar quisiera que me cuentes:

  • ¿Cuántos de estos doce tipos de ego que hemos visto tienes tú?
  • ¿Cuántos de ellos vas a identificar para dejarlos escapar?

Cuéntamelo debajo.

Cuanto más rápido los dejes escapar, antes podrás seguir avanzando en el camino hacia tus objetivos. Sin duda. Así que empieza hoy mismo. Identifícalos.

Espero que te sea de ayuda el contenido de hoy, hecho para esas mentes ganadoras como la tuya. Por favor, compartirlo para seguir haciendo crecer nuestra comunidad. También aprovecho para invitaros a leer mi PDF gratuito “Los 4 pasos hacia tu libertad financiera” donde os detallo los primeros pasos que puedes tomar para empezar a recorrer el camino hacia la verdadera riqueza y despedirte de estos tipos de ego. 

Te dejo aquí abajo el video completo sobre lo que acabamos de ver, por si prefieres este formato.

Gracias por acompañarme en este camino hacia el éxito. ¡Un abrazo a todos!

¡Comparte!