Cómo empezar a invertir sin dinero.

Hoy quiero hablarte acerca de una pregunta que me suelen hacer bastante: Jacinto, ¿cómo puedo empezar a invertir, cómo puedo empezar si no tengo dinero? Hoy vamos a contestar a esta pregunta y algunas más sobre educación financiera.

Cuando no tienes dinero, ¿cómo empiezas? Muy fácil: ¡Búscate un trabajo!

Necesitas dinero para prácticamente cualquier cosa. ¿Quieres desarrollar tus habilidades para ganar más? ¿Quieres comprar ese curso de trading de e-commerce o de educación financiera? ¿Quieres comprar ese libro? Vas a necesitar dinero.

El dinero y la edad de emprender.

Para todo necesitas dinero, partiendo de esa base ten presente que lo vas a necesitar para comer, para beber, para vivir. Existe una realidad que debes aceptar, y es la edad en la que te entra ese afán por emprender, por salir de la «carrera de la rata». Esa edad en la que despiertas de ese letargo en el que se encuentran la mayoría y te das cuenta de que prosperar es posible. Pues esa edad es determinante, porque va a definir tus responsabilidades y tus prioridades.

Yo «trapicheaba» con juguetes desde primaria. Empecé a vender en eBay con 11 o 12 años. Leí Padre Rico, Padre Pobre con 15. Monté mi primera empresa oficialmente a los 18, y a los 20, ya le prestaba dinero a mi madre si lo necesitaba.

Leer libros de educación financiera a temprana edad despertó mi ambición por aprender y crecer. Mi afán por obtener conocimiento constante, por mejorar.

Y fui avanzando por un camino en el que cada vez iba ganando más dinero, más dinero y más dinero. ¿Cuál es la suerte que yo tuve? Que cuando estás en el colegio vives con tus padres, son ellos los que te dan de comer. Y si tienes la cabeza lo suficientemente amueblada como para entender que eso no dura para siempre y que lo poco que ganas lo tienes que reinvertir constantemente en crecer, aprender, formarte, arrancar con negocios un poquito más grandes, eso es lo que te va a llevar a superarte. Pero qué pasa si decides tomar acción pasados los 20, los 30, o los 40, o a los 50 ¿Qué pasa ahí? Que tienes responsabilidades que atender. Y eso es inevitable. Responsabilidades como:

  • Tienes que alimentarte.
  • Tienes que cuidarte.
  • Hacerte cargo de una familia.

Y después de eso ya no te alcanza con lo poco que puedas ganar para tus primeros intentos a la hora de emprender y a la hora de montar tus primeras fuentes de ingreso extra. Ahora necesitas una fuente consistente de ingresos. En ese punto, necesitas un trabajo, y eso no tiene nada de malo.

El lado ganador financieramente hablando.

Está clarísimo que todo el mundo quiere acabar en el lado derecho del cuadrante del dinero de Robert Kiyosaki.

Si no sabes de lo que hablo, te dejo aquí un video para que sepas lo que es y entiendas cómo el apalancamiento humano o el apalancamiento financiero trabajan para ti. Pero todo es un proceso. No puedes saltar de abajo a arriba del todo de la noche a la mañana. Si tienes bocas que alimentar, aunque solamente sea la tuya, busca un trabajo. Y lo ideal para ir haciendo camino es que lo busques en entornos o en sectores en los que tú luego quieras emprender, a los que quieras dedicarte después.

Es decir, si quieres dedicarte al mundo de los inmuebles, busca trabajo en una inmobiliaria.

Si quieres dedicarte al mundo del e-commerce, busca algo relacionado con la atención al cliente o preparando pedidos para este tipo de negocio. Y ahora sí, con esa fuente de ingresos estable de 1000 – 2000 euros mensuales con lo que ya puedes alimentar a tu familia y a ti mismo, empiezas a trabajar en crear esas fuentes de ingresos paralelas, esas fuentes de ingreso extra en tu tiempo libre. Te formas por las noches y desarrollas habilidades que te van a permitir aportar un valor al mercado que quieres atacar. Y empezaras, con estas actividades paralelas, a ganar un poquito más de dinero, un poquito más de dinero, un poquito más de dinero. Hasta que se conviertan en fuentes de ingresos estables que te permitirán dejar tu empleo y dedicarte a lo que realmente quieres, a lo que realmente amas, y con lo que además ahora, puedes dar de comer a tu familia y a ti. Ahora tiene sentido. Es todo un proceso.

La escalera del dinero para principiantes.

El problema de la mayoría de las personas que leen este tipo de artículos es que pretenden llegar a lo más alto sin pasar por todos los escalones que hay medio, y esta distancia entre sus pies y la cima del éxito les paraliza.

«Oh, yo quiero un jet privado, pero no tengo dinero». Por favor, seamos coherentes. No trates de engañarte.

Podríamos determinar cinco escalones desde abajo hasta arriba para empezar a generar ingresos considerablemente exitosos. ¿Cuáles son?

  • Primero: Busca un trabajo o una fuente de ingresos que te permita vivir.
  • Segundo: Empieza a generar ingresos extras y pequeños emprendimientos.
  • Tercero: Invierte el dinero en desarrollar nuevas habilidades por las que te paguen bien. Ejemplos: las ventas, el copy, desarrollo de aplicaciones, trading, lo que sea. Que estén enfocadas hacia donde quieras ir. Habilidades que te permitan llegar hasta los 10.000€ mensuales si hace falta.
  • Cuarto: Pasa a los negocios escalables explotando esas habilidades con equipos remotos, apalancamiento humano. Aquí ya entras en el cuadrante del flujo del dinero de Kiyosaki, en la parte derecha, la parte del empresario.
  • Quinto: Y por fin, el último paso, qué son los inversores. Empieza a invertir, aquí es donde pones todo ese dinero que empieza a sobrar después de reinvertir más en ti y reinvertir más en escalar tu negocio, ese sobrante que inviertes y pone tu dinero a trabajar para ti. Apalancamiento financiero.

No te preguntes cómo hacer cosas de un escalón, si estás en otro más bajo. Pregúntate cosas acerca del punto en el que estás y crece desde ahí. Escala desde ahí.

El problema con las redes sociales es que hay tantísima información por ahí fuera que no sabes por dónde empezar. No sabes qué coger. No sabes por dónde empezar a aplicar. Párate a pensar. No te dejes abrumar. Empieza en el punto en el que estés, aprende algo relacionado, aplícalo y asciende.

Si eres constante y persistente llegarás a tu meta, pero te aseguro que eso no va a pasar de la noche a la mañana. Te lo garantizo. Te llevará años. Acéptalo. Sé consistente. Ve pasito a pasito. Cada paso te va a llevar más cerca de tu meta.

Cuéntame debajo: ¿En qué punto estás ahora? Házmelo saber.

Así que, ya para finalizar no olvides echar un ojo a todos los recursos que te comparto en mi PDF gratuito «Los cuatro pasos hacia tu libertad financiera» que te ayudará a escalar hacia tu confianza financiera, un poquito más rápido.

Si te ha gustado este articulo, por favor compártelo con gente a la que creas que puede ayudarle. Ayúdame a abrir los ojos de otras personas para que vean cómo pueden ir creando su personalidad financiera y así saber en qué invertir. Así que espero y deseo que te haya gustado. Te dejo abajo el vídeo completo sobre el artículo de hoy por si prefieres este formato, y los enlaces a todas redes sociales: YouTubeTelegramInstagram.

Un abrazo a todos y gracias por permitirme compartir un poco de mi experiencia financiera contigo.

¡Comparte!