3 Lecciones del Monopoly para tus finanzas personales

Con toda seguridad alguna vez has jugado o al menos conoces el “Monopoly”. Es uno de los juegos de mesa más divertidos y conocidos de la historia.

Su objetivo es muy claro: debes formar tu propio monopolio a través de la configuración de un imperio de propiedades e inmuebles. ¡Debes alcanzar todo el poder!

Pero ahora a lo que venimos… ¿Cómo un juego de mesa te puede dar consejos en tu vida financiera? Pues la respuesta es más sencilla de lo que puede parecer: sus fundamentos son aplicables en cierta medida a tu economía personal.

Para entender mejor esta idea repasaremos la teoría del Cuadrante de flujo de dinero de Robert Kiyosaki. Por si no sabes de lo que hablamos es un cuadrante que se configura, de manera resumida, de la siguiente forma:

El Cuadrante del flujo del dinero

Existen cuatro cuadrantes del dinero, dos en el lado izquierdo, donde encontramos:

  • El empleado y el autónomo: Aquí están quienes intercambian su tiempo por un sueldo. En caso de que no tengan un empleo o un contrato la consecuencia es cruda…dejas de cobrar y tener ingresos. Por lo tanto aquí nunca alcanzas la libertad financiera.

En el lado derecho hay otros dos cuadrantes (que nunca nos enseñan en la escuela) que es donde el dinero trabaja para ti:

  • El dueño de negocio y el inversor: Tanto el apalancamiento humano, si estás en el lado del empresario, o el apalancamiento financiero en el caso del inversor, generan ingresos pasivos por los que no tienes que trabajar directamente. Y estos ingresos pasivos son los únicos que te harán libre financieramente.

El 95% de las personas se encuentra en el lado izquierdo del diagrama repartiéndose solamente el 5% del dinero. La educación tradicional nos prepara para el lado izquierdo y nada dice sobre cómo gestionar el dinero para ubicarnos en el lado derecho. Se supone que las empresas en las que trabaja la gente cuidarán de ellos. Pero es importante que sepas cómo moverte hacia el lado derecho y para ello te propongo que revises el vídeo “Los 4 pasos para dejar de vivir por un sueldo”. Y en él entenderás por qué es importante no depender únicamente de un sueldo.

Por tanto lo importante es que no dependas de un trabajo toda la vida. Porque en caso de que no estés empleado, no tendrás el capital suficiente para sustentarte a largo plazo.

Ambas perspectivas tienen un mismo origen: es necesario trabajar. Puedes hacerlo para cumplir los sueños de alguien más o, mejor aún, puedes hacerlo para cumplir los tuyos.

¿Cómo puedes hacerlo? A través de algunas lecciones de Monopoly que son aplicables en tu vida financiera.

¿Existen formas sencillas para aprender acerca del dinero y las finanzas personales?

La vida te ofrece instrucciones sobre cómo llevar las finanzas personales, sólo debes tener el criterio para identificarlas. Tal es el caso de las lecciones que puedes aprender del Monopoly. De pequeño he jugado muchísimo y poco a poco fui aprendiendo estas lecciones tan valiosas.

Vamos a repasar tres lecciones de Monopoly que son aplicables a tu economía personal y que pueden guiar tus hábitos financieros y tu manera de gestionar el dinero:

1.     Viviendo de un sueldo, no puedes ganar.

En el Monopoly cada vez que das la vuelta al tablero y pasas por la casilla de SALIDA recibes una suma de dinero, un especie de sueldo, como bonificación con la cual deberás comprar propiedades para generar más ingresos y ganar. Si pensamos cada vuelta como una semana o mes, al terminar ese período recibimos una pequeña ayuda. Hay gente que juega pensando en cobrar esos ingresos y le cuesta desprenderse de esos fondos para comprar propiedades.

Si no compras ninguna propiedad y te dedicas a ahorrar todo lo que te pagan por pasar por esta casilla ¿puedes ganar? IMPOSIBLE. Ni recibiendo el triple o cuádruple. Este sueldo claramente representa el lado izquierdo del cuadrante del flujo del dinero.

Ahora recuerda que en el camino tendrás que pagar ciertas hipotecas que van a restar al ingreso que obtienes solo por dar la vuelta al tablero. Obtienes capital pero lo vas dejando en el camino por lo que se dificulta ganar. Los demás jugadores irán adquiriendo propiedades, construyendo casas y hoteles, y a ti cada vuelta se te hará más y más cara, lo que hará que tengas que pedir préstamos al banco y que eventualmente no puedas afrontar caer en la casilla de un rival.

Pero… ¿Qué tan cierto es esto en nuestra vida diaria?

¡Ese es el primer punto al que queremos llegar! Una de las lecciones de Monopoly es que para poder pagar cuentas necesitas siempre mantener diversas fuentes de ingresos ya que los ingresos que nos provee el juego (o tu trabajo como empleado) no serán sufiencientes a medida que avance la partida.

Pues esa es la premisa fundamental de esta primera lección: “viviendo de un sueldo es imposible ganar”.

Es por ello que necesitas utilizar de manera inteligente tu sueldo para crear inversiones que generen rentas. De esa forma podrás generar ingresos pasivos hasta llegar al punto de no depender de un trabajo.

Es importante que sepas como administrar tus ganancias. Para eso existen estrategias como la del 30/40/40 que te ayudan a invertir tu capital en algo que te pueda generar valor a corto, mediano y largo plazo.

2.     El dinero parado es basura.

Para contextualizar la segunda de las lecciones de Monopoly que te quiero contar ten en cuenta lo siguiente: el juego te explica que si te mantienes ahorrando, sin invertir, todo se irá pagando las hipotecas de los demás.

Por tanto la mejor forma de ganar es adueñándose de las propiedades disponibles para, invirtiendo en ellas, darles el mayor valor posible. Si optas por una posición mucho más conservadora o de ahorro otro jugador puede adelantarse y tarde o temprano terminará por quedarse con todo tu dinero.

En la vida diaria esto ocurre cuando te propones ahorrar tu dinero en el banco creyendo que tendrá el mismo valor cada año. La realidad no es así, aunque creas que tu dinero está a salvo allí.

Los bancos ya casi no pagan intereses a la gente por depositar sus ahorros en ellos (e incluso ya se incurre en gran parte del mundo, en intereses negativos). Y los gobiernos emiten divisa cada vez que necesitan gestionar problemas económicos o tiempos de crisis. La inflación, de la que hemos hablado muchísimo, es esa termita financiera que va reduciendo el valor de tu dinero, el poder de compra que tienes. Tus ahorros disminuyen su valor real. Si quieres entender exactamente cómo funciona esto y cómo los gobiernos y bancos impactan sobre tus ahorros, te invito a ver mi vídeo “El Gobierno te engaña así, protégete”.

Hace 70 años los bancos sí que ofrecían una tasa de interés del 10 o 12%. Y con esa rentabilidad tu dinero le ganaba a la inflación. Hoy hay bancos que te cobran un interés por tener el dinero depositado en una cuenta en su entidad. Suena increíble, pero te cobran por tener tu dinero allí.

Ahora que es evidente que depositar tu dinero en una institución bancaria no es la mejor opción debes invertir en algo que tenga la suficiente proyección como para generar ingresos pasivos. ¡Esa es la segunda de las lecciones de Monopoly!

Si al jugar al Monopoly ahorras pensando en utilizar el dinero en etapas posteriores del juego, vas a perder. El nivel de las propiedades -y por lo tanto el coste de vida- del juego aumentará poco a poco y a medida que avances irás perdiendo tu poder adquisitivo y tu capital. Si no mueves tu dinero y lo inviertes para generar esos tan deseados Flujos de caja pasivos vas a perder la partida. Y en la vida real sucede lo mismo. Te mantendrás en el lado izquierdo del Cuadrante del flujo del dinero y no podrás pasar al lado derecho para alcanzar tu libertad financiera.

En el Monopoly debes guardar únicamente el dinero que necesitas para afrontar los gastos de caer en las casillas de tus rivales o en las que te penalizan. El resto debes invertirlo. Y en la vida real sucede lo mismo. El dinero solo sirve si se gasta o invierte. El dinero parado es basura. Debes generar tus ingresos pasivos para que cuiden de ti en el futuro.

Comenzar puede ser difícil en muchas ocasiones pero, así como en el juego podrás ganar en la medida en que adquieres propiedades e inviertes en ellas, en la vida real puedes comenzar con emprendimientos de menor dimensión para luego ir creciendo de forma paulatina, tal como indica la tercera de las lecciones de Monopoly…mi favorita.

3. Cuatro casas verdes, un hotel rojo.

La mecánica del juego establece que en caso de obtener todas las propiedades de la misma calle podrás optar por la compra casa hasta poder adquirir un hotel. ¿Cómo aplica esto a tu vida financiera?

Pues te lo explico… a través de la tercera de las lecciones de Monopoly: ahora que sabes que debes comenzar a invertir en cosas pequeñas. ¡Debes planificar tu crecimiento!

No se trata de crear emprendimientos esporádicos. Debes trazar una hoja de ruta que te permita lograr tu libertad financiera. Por eso es que se hace referencia a la frase “cuatro casas verdes, un hotel rojo”. Estas pequeñas inversiones generan ganancias pasivas las cuales al final te abren mejores oportunidades. 

Las formas de generar dinero son muchas. Estos activos pequeños o medianos que te permitirán crecer, y podrás comprarte todos tus “caprichos” sin gastar dinero, sino utilizando rentas. Si quieres conocer ejemplos reales de cómo hacer que tu activo pague el capricho, mira este vídeo de “Alternativas de Inversión”.

¿Has notado como hemos aprendido tanto de un juego de mesa? Es interesante que las lecciones de Monopoly, extraídas de un simple juego te puedan ofrecer señales de cómo llevar tu vida financiera cotidiana y ser un gran inversionista.

En resumen, estas lecciones de Monopoly te invitan a pensar qué pasará luego de que se acabe tu contrato de trabajo o en épocas de crisis donde todos los puestos de trabajo corren peligro.

¡Debes prepararte para todo! Imagínate en tu vejez obteniendo y viviendo de ingresos pasivos.

Si lo piensas bien estas lecciones de Monopoly siempre han estado presentes enseñándote cómo administrar tu dinero desde un principio. Pero en ese momento no parecían tan importantes.

Es momento de que cambies esa realidad y apliques estas tres recomendaciones para darles una nueva dimensión a tus objetivos financieros. Las metas que podrás conseguir si continúas este camino son muchas. Solo debes siempre recordar los tres puntos:

  • Viviendo de un sueldo, no puedes ganar.
  • El dinero parado es basura.
  • 4 casas verdes, 1 hotel rojo.

Nunca lo olvides: Depender de un sueldo no mejora la calidad de tu vida por completo. Puedes mantenerte durante un tiempo. Pero dentro de unos años quizás sea necesario que te conviertas en inversor. Momento en el cual podrás ganar no solo en el Monopoly sino también en el juego financiero de la vida.

¡Eso fue todo! Si necesitas conocer más sobre las lecciones de Monopoly y de cómo puedes mejorar tu vida escríbeme o déjame un comentario. Y recuerda que puedes sumarte a la comunidad en Telegram, Instagram y Youtube para no perderte ningún contenido.

Y si prefieres ver este contenido en vídeo, con información adicional y ejemplos te lo dejo aquí. Gracias por tu visita y ¡Compártelo con tus amigos!

¡Comparte!

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.