JACINTO
RIBAS BENLLOCH

Emprendedor, empresario y apasionado de las ventas y finanzas personales.

Todo tiene un principio

Siempre quise ser un emprendedor


Como ha pasado con muchos millenials emprendedores, mi objetivo por la libertad financiera tomó forma con “Padre Rico, Padre Pobre” de Robert Kiyosaki. Si bien es cierto que ya con 5 años compraba cosas en los “todo a 100 pesetas” para venderlas en el colegio por 125, ese libro abrió mi mente a un sinfín de posibilidades económicas. Fue ahí, con 15 años, que me marqué la meta de ser libre financieramente antes de los 30 (meta que a todo allegado parecía imposible) Empecé a devorar libros relacionados con el mundo de la educación financiera y el desarrollo personal… fue el inicio de mi vida como emprendedor.

Pasé toda mi etapa en la educación secundaria comprando y vendiendo cosas por internet, a baja escala, en portales como eBay e intermediando por comisiones entre gente que tenía necesidades. Fue la etapa en la que descubrí que amaba la venta, sobre todo la que tuviese que ver con sentarme delante de alguien a dialogar para sacar un beneficio.

Al terminar secundaria y empezando la universidad, con 18-19 años, vendí las típicas cadenitas de oro que todos tenemos del bautizo y comunión; y un par de anillos de oro que compré con beneficios de mis pequeños negocios unos años atrás, para montar mi primer “negocio serio”.

El concepto dropshipping no estaba extendido, o por lo menos yo no lo conocía, sería el año 2007-08. Pero a mi me pareció una genial idea el montar una web con el dinero recaudado y aprovecharme de los contactos que tenía mi padre en el sector del mueble. Fui a 4 fabricantes y les propuse poner sus productos en mi tienda on-line. Todos aceptaron y empecé a llevarme comisiones por cada venta, siendo ellos quienes despachaban los productos al cliente final.

Empecé la universidad, Administración y Dirección de Empresas (ADE), creyendo que aportaría algo a mi carrera empresarial. Pero lejos de ser así, descubrí la incoherencia en nuestro sistema educativo, que te explico en el vídeo que tienes a la izquierda.

Fue en clase (no todo podía ser malo) donde conocí a un buen amigo, que todavía conservo, que me presentó la que fue mi primera compañía de marketing multinivel. Dando comienzo la que considero mi primera gran aventura empresarial.

Mis tropiezos hasta el éxito en MLM y Ventas

Fracasar es una opción, lo innegociable es seguir intentándolo


Quien me vea ahora, podría llegar a pensar que todo fue llegar y besar el santo. Pero la verdad es que ni mucho menos fue un camino de rosas. Nada de eso. Los 4 primeros años fueron los típicos años que hubiesen hecho abandonar al 90% de networkers.

Los 2 primeros años concretamente, sin experiencia alguna y con muchísimo por aprender, no tuve resultados… nada. Lo poco que podía ganar, lo invertía en formación. Y los 2 siguientes, cuando empezaba por fin a tener resultados, cerraron las 2 empresas con las que trabajé. Tirándolo todo por tierra y teniendo que empezar de cero cada una de las veces.

Fue en mi quinto año, tras aguantar todas las malas experiencias posibles y perseverar ante ellas, cuando exploté con mis resultados. En menos de un año y medio, construí una organización de más de 600.000 personas con 470 referidos directos.

A la izquierda te dejo un vídeo que resume mi historia hasta mitad de trayecto de ese año y medio. Una entrevista que me hizo el mismísimo Ray Higdon, uno de los grandes de la industria. Un mentor y un referente.

Pero ahí, cuando creí estar ya en la cima, no acabaron todos mis males. Los dueños de esa empresa cometieron fraude fiscal y a día de hoy siguen en busca y captura por la Interpol. La empresa, obviamente, fue a la quiebra cerrando sus puertas. Pero me volví a rehacer. Y ahora, con ya 11 años en la industria, gozo de residuales increíbles provenientes de los equipos que construí después del último batacazo. En los cuales he reclutado, personalmente, a más de 1200 referidos directos.

Los ingresos residuales que provienen de mis carteras de clientes, además del resto de mi carrera empresarial (de la que te hablaré más adelante) e inversiones exitosas, hicieron que consiguiese esa meta que me marqué a los 15 años, con casi 5 años de antelación. Pudiendo despreocuparme del dinero con poco más de 25 años… alcanzando la libertad financiera.

¿Quieres conocer mi secreto?

Son esas habilidades que ellos dominan, lo que hace que ellos sean millonarios y el resto no. Y que la gente corriente no crea que hagan falta, es lo que las mantiene pobres y atrapadas en vidas mediocres."

Muchas personas me preguntan cómo lo he conseguido


Si bien es cierto que la constancia, determinación y perseverancia han jugado un papel muy importante en mi historia, fueron las habilidades adquiridas a través de invertir en formación lo que me llevó a los grandes resultados.

Mi pasión por devorar libros e invertir en cursos de quienes tenían los resultados que yo buscaba, sumado a tener bien claro que el conocimiento sin acción no sirve de nada, me empujó a llevar a cabo las acciones que me llevaron, irremediablemente, aunque no sin esfuerzo, al éxito.

Si tuviese que darle a alguien sólo dos consejos para alcanzar sus objetivos en la construcción de un equipo de Ventas o Marketing Multinivel, le diría que sólo hay dos actividades que pagan. Y son en las que me centro a la hora de enseñar.

La primera es en conseguir gente con la que hablar y a la que entregarle una herramienta de presentación de tu negocio o producto. Para ello, puse a disposición de todo el mundo, un PDF gratuito: Las 24 Formas de Conseguir Prospectos. Con él, nunca te quedarás sin personas con las que compartir tu oportunidad.

La segunda es el seguimiento. Mis primeros años de tropezones en los que no obtenía resultados, venían dados por mi incapacidad para persuadir, reclutar y realizar cierres efectivos. Estas son habilidades indispensables para cualquier vendedor, que quema sus listas de contactos si no las tiene y hace que muchos abandonen la industria decepcionados sin saber que han estado haciendo mal.

Es por eso que siempre quise que el primer legado que pudiese dejarle a las nuevas generaciones de networkers, fuese algo con lo que pudiesen aprender todas las habilidades de persuasión y cierre necesarias para el éxito, además de las rutinas diarias, pasos, técnicas y estrategias EXACTAS que necesitarían para triunfar. Y así lo hice con el curso Secretos de un Reclutador.

Hasta que decidí pagar el precio que me costaría aprenderlas (MUCHO tiempo y dinero), no creía en todas esas técnicas y habilidades de las que hablaban los grandes vendedores. Pero al aplicaras y obtener los resultados con los que siempre soñé, me di cuenta de que son esas habilidades que ellos dominan, lo que hace que ellos sean millonarios y el resto no. Y que la gente corriente no crea que hagan falta, es lo que las mantiene pobres y atrapadas en vidas mediocres…

Mis hábitos físicos y mentales


No creo tener ningún talento especial. Hasta mi peculiaridad de ser tremendamente disciplinado con lo que hago, es un hábito que cualquiera puede adquirir si encuentra la motivación para ello. El trabajo duro y la constancia forman las bases de mi éxito, que vienen acompañados de hábitos que tengo bien arraigados debido a su repetición, por muy duros que puedan parecer de adquirir cuando no los tienes. Sólo se trata de pagar el precio teniendo la visión de la recompensa que obtendrás al final.

Lo que comprobé hace tiempo es que lo que a mí me funciona es trabajar en mí mismo antes de que, para todo el resto del mundo, empiece el día y la vorágine rutinaria.

Mi día empieza a las 6:45 de la mañana desde hace ya muchos años. Salgo a caminar y a hacer estiramientos durante una hora, mientras escucho material educativo enfocado al mundo de las finanzas, inversiones, desarrollo personal y emprendedurismo. Suelo llegar a casa sobre las 8 y leo durante una hora libros mayormente de los mismos temas a los que suelo añadir, muy de vez en cuando, alguna biografía de gente exitosa o libros filosóficos e históricos. Pese a no ser un rápido lector, la constancia me permite leer no menos de 3 libros mensuales.

Son las 9:30 de la mañana y estoy duchado y desayunado, preparado para tomar las acciones que el día presente. Mantengo mi cuerpo en forma y trabajo mi intelecto al adquirir nuevos conocimientos constantemente. Un equilibro que todo el mundo debería mantener. Y todo… antes de que el resto del mundo se ponga en marcha.

¿Sabes que la persona promedio lee una media de un solo libro al año? ¿Cuánta ventaja crees que le podrías sacar a esa gente si leyeses 36? ¿Y si además acompañases eso de casi casi 400 horas de audios que te instruyesen acerca de los temas con los que te ganas la vida? ¿Sabes cuánto podrías aportar a la gente de tu alrededor?

¿Se ha basado mi éxito en simplemente conseguir grandes ingresos?

¿Sabes que la persona promedio lee una media de un solo libro al año? ¿Cuánta ventaja crees que le podrías sacar a esa gente si leyeses 36?"

Mis hábitos financieros


La creencia popular gira entorno a que no es necesaria la educación financiera. La mayoría ni siquiera cae en la cuenta de que las finanzas personales tienen una influencia extrema en sus estilos de vida y son las únicas personas capaces de controlarlas.

Muchos creen que es necesario ganar mucho dinero para poder ser financieramente libre. Si bien es cierto que ayuda, es mucho más importante tu capacidad de ahorro e inversión.

Aquí entran en juego dos de mis hábitos favoritos.

El primero consta de realizar un seguimiento exhaustivo de cada céntimo que entra o sale de mis bolsillos. Has leído bien, de cada céntimo. Si encuentro uno por la calle, también lo apunto. Todo queda reflejado en unas tablas que organizo y estudio al final de cada mes

Por más que quieras ignorarlo, este hábito es el único que puede decirte exactamente en que apartados de tu vida estás gastando de más. Y de que partes podrías recortar para, mayormente, invertir.

Intento tratar a cada euro como si de un trabajador se tratase, cuya labor es reclutar a más como él para la plantilla. Busco a diario nuevas opciones de inversión, pero hay una, que consta de mi segundo hábito favorito, con la que todo el mundo puede empezar.

La llamo “La inversión del tonto” porque hasta un tonto podría hacerla y, para mí, quien la conoce y no la hace, es tonto (siempre sin ánimo de ofender a nadie). Yo empecé con ella a los 19 años, mensualmente de manera regular, y es la base que podría resolver la jubilación de cualquiera o el sustento de mi familia si a mí me pasase algo.

Estoy seguro de que en un futuro haré algún producto con el que mostrarte como hacerla y los beneficios que reporta. Pero, en resumidas cuentas, se trata de invertir en fondos indexados y puedes hacerlo incluso desde 10€.

Controlar tus finanzas personales y gastos para invertir el sobrante en “La inversión del tonto”, puede hacer que te despreocupes del dinero antes de lo que pensabas… y son mis dos hábitos financieros favoritos.

Intento tratar a cada euro como si de un trabajador se tratase, cuya labor es reclutar a más como él para la plantilla.

Mis hábitos financieros


El último de mis hábitos que creo importante nombrar aquí es el de reflexionar conmigo mismo. Supongo que hay muchas formas de hacer esto. Yo lo hago a través de un diario.

Empecé haciendo esto cuando un día encontré 3 páginas sueltas de un diario que escribí hace ya muchos años. Había en ellas vivencias de una o dos semanas de mi vida… ¡que ya no recordaba! A quién no le haya pasado, no tiene idea de como te hace sentir eso. Decidí que ya nunca más olvidaría nada que me ocurriese.

Además, tiene otras dos funciones que considero importantes.

La primera es que profundizo en él todas mis ideas. Es curioso ver como cuando escribes algo, empiezan a ocurrírsete más y más cosas de las que creías posible. Desarrollo cualquier decisión importante que vaya a tomar en mi vida, ya sea personal o de negocios. Acaba esclareciendo toda duda

La segunda es que, después de escribir cualquier día, repaso la misma fecha de uno o dos años atrás… ver tu evolución y proyección es algo que te mantiene motivado y te ayuda a ver si continuas en línea con tus objetivos, para poder corregir el rumbo de no ser así.

Escribir un diario es algo que jamás podré recomendar suficiente.

Ver tu evolución y proyección es algo que te mantiene motivado y te ayuda a ver si continuas en línea con tus objetivos, para poder corregir el rumbo de no ser así.

Las inversiones empresariales que afianzaron mi posición

Al emprender, unas veces ganarás y otras aprenderás. Aprender evitará fallos futuros, y si el batacazo no te ha costado mucho dinero, a veces es preferible a ganar.

Como dice mi madre “más vale perder, que más perder”.

El truco está en seguir lanzando la moneda.”

Creo en los inmuebles como gran valor refugio, pero sobre todo como increíbles activos financieros cuando se alquilan.”

El mundo empresarial también me ha dado buenas lecciones y fui aprendiendo a base de tortazos. Hay quien piensa que la moneda sólo puede lanzarse una vez y que, si fallas, no tienes derecho a volverlo a intentar. Pero la realidad es que puedes tirar la moneda al aire infinitas veces, nadie te lo impide. Al emprender, unas veces ganarás y otras aprenderás. Aprender evitará fallos futuros, y si el batacazo no te ha costado mucho dinero, a veces es preferible a ganar.

Mi primer año destacable en MLM y Ventas, allá por 2014, me llevó a adquirir mi primera franquicia. Al conocer la industria del marketing multinivel a los 19, cerré mi empresa de mobiliario online por creer estar “demasiado ocupado” (no recuerdo si era cierto o no… todavía no escribía en mi diario 😉), por lo que actualmente no llevaba ningún proyecto empresarial más allá del network marketing.

Era una empresa de microcréditos, por la que pagué una buena suma para obtener la exclusividad en Valencia. Arrancó bien, muy bien. Puede que ese fuese el problema. Me confié y compré la exclusividad también para Sevilla… una buena metedura de pata.

Yo era el primer franquiciado de la empresa, y también el segundo. Todo estaba por testear a la hora de escalar más allá de las oficinas de la propia franquiciadora y fui una especie de conejillo de indias. Empecé teniendo que invertir miles y miles de euros mensuales en publicidad… para ver cual era la que funcionaba. Valencia arrancó bien, pero tomé la decisión de abrir en Sevilla en su pico de facturación a los 5 meses. Dejó de crecer para estabilizarse, contrario a lo que pensé.

Así que ahora me veía en la tesitura de tener que invertir grandes sumas en publicidad en dos ciudades… y para colmo Sevilla ni siquiera arrancaba, mientras Valencia simplemente se mantenía sin dar beneficios. Acabé invirtiendo más de 90.000€ en la segunda franquicia, que parecía un pozo sin fondo. Además, no contábamos con las herramientas de recobro que tenemos ahora y parecía haber muchos morosos en la ciudad andaluza. No podía seguir manteniéndola.

Como dice mi madre “más vale perder, que más perder”. Así que la traspasé por una cantidad simbólica que acarreó una gran pérdida. Pude centrarme en la oficina de Valencia, en la que, a día de hoy, ya hemos hecho más de 5000 operaciones y prestado más de un millón de euros.

En Valencia gané. En Sevilla, aprendí.

Otro batacazo fue, años después, en la adquisición de una lavandería autoservicio. Esta vez, me junté con mi mujer para emprender entre los dos. El dueño nos engañó falsificando la facturación y, además, nos vendió máquinas defectuosas a las que puso parches para el momento de la venta.

Como podrás imaginar, fue un auténtico desastre. El negocio lo conseguimos traspasar a los 5 meses (en los que en todos se perdió dinero), por menos de la mitad de lo que nos costó. Otro emprendimiento del que aprendí… y MUCHO.

Muchos otros han salido bien, como el cajero bitcoin que tengo en una oficina Remax de Sevilla o una empresa relacionada con el mercado de divisas. Ambas dejando buenos beneficios. El truco está en seguir lanzando la moneda. No importa cuantas veces falles, pues la que aciertes se quedarán para siempre mientas aprendes del resto.

Muchas otras inversiones no empresariales me han dado alegrías a lo largo de los años, pero quizá son demasiadas para listarlas aquí. Entre otras tantas cosas, el ser un apasionado estudiante de la escuela de economía austríaca, el anarcocapitalismo y la historia económica, ha hecho posible que haya podido disfrutar del bitcoin estos últimos años, del cual soy un enamorado por conocimiento y convencimiento.

Ahora, escribo esto en 2019, con 30 años y esperando a mi primer hijo junto a la mujer que amo, mientras inicio dos andaduras con las que siempre he soñado.

La primera es la compra de inmuebles. He constituido una empresa que va a dedicarse al alquiler de habitaciones para estudiantes. Mi pasión por el inmueble viene desde pequeño, atribuida por mi abuelo, uno de mis grandes referentes. Creo en los inmuebles como gran valor refugio, pero sobre todo como increíbles activos financieros cuando se alquilan. Grandes máquinas de generar ingresos.

He empezado adquiriendo los primeros 2 y espero ir aumentando la cartera cada año.

La segunda es el inicio de este blog, que me entusiasma. Siempre he querido transmitir mis conocimientos y poner mis experiencias en manos de las personas que quieran aprender de ellas.

Mi idea es ir creando contenido relacionado con todas las áreas que has ido leyendo. A partir de ahora y siempre desde mi más humilde posición de eterno aprendiz, me pongo a tu disposición para lo que puedas necesitar.

Mis aventuras continúan, ahora también a tu lado.

ALCANZA TUS SUEÑOS

Descarga totalmente GRATIS el PDF “Los 4 pasos hacia tu Libertad Financiera”
Descubre los 4 sencillos pasos y hábitos con los que serás capaz de alcanzar la Independencia Financiera que tanto deseas.

EMPIEZA A CUMPLIR TUS SUEÑOS

Descarga totalmente GRATIS mi producto “ Los 4 pasos hacia tu Libertad Financiera”

Descubre los 4 sencillos pasos y hábitos con los que serás capaz de alcanzar la Independencia Financiera que tanto deseas.

Lo que otros opinan de mi

Llevo mucho tiempo siguiendo a Jacinto y su trayectoria en el Marketing Multinivel. Nunca deja de sorprenderme su capacidad de emprendimiento y adaptación.

Marta Serrat
Network Marketing

Los productos, vídeos y publicaciones de Jacinto siempre me aportan algo interesante que puedo aplicar en mi sector.

Elena Cordobés
Community Manager

Tras varios años en el mundo de las ventas online, puedo decir que gracias a los productos de Jacinto he conseguido los mejores resultados.

Sergio Maldonado
Promotor Online