logojrbbanner logo copia

El tiempo perdido

tiempo-perdidoSin lugar a dudas la clave de nuestro éxito erradica en el modo en que administramos nuestro tiempo. Puesto que son los resultados lo realmente importante, y no las actividades que desarrollamos para alcanzarlos, lo que acaba contando es lo que se ha terminado y no lo mucho que se ha trabajado. Por lo tanto, sólo mediante una correcta administración del tiempo, podemos alcanzar la eficacia.

Estudios dicen que la mayoría de nosotros, perdemos alrededor de 3 horas al día. Pérdidas involuntarias e incluso inconscientes. Si fueran voluntarias, obviamente estaríamos ante un problema de fácil resolución, pues sabríamos de donde proviene.

Cabe destacar, que a lo que me refiero por “pérdida de tiempo”, proviene de la interpretación del dueño de ese tiempo. Y que va acorde de si lo invierte o no en alcanzar los objetivos que dicha persona se propone conseguir. Sólo uno mismo puede determinar lo que es una pérdida de tiempo para él. Pero el tiempo perdido podría sintetizarse en estar “haciendo algo que es menos importante que otra cosa que se pudiera hacer en su lugar”.

Dominar nuestro tiempo requeriría, que cada vez que concluyésemos una tarea, nos preguntásemos “¿Cuál sería la mejor manera de aprovechar este minuto?”. Pero para que esta pregunta tuviese sentido, deberíamos tener perfectamente claro hacia dónde vamos, que objetivos tenemos y que tareas queremos realizar.

 

Las soluciones habituales

Las soluciones al tiempo perdido, suelen ser las de trabajar más horas o más deprisa. Y esto nos lleva a la precipitación, el error y el estrés.

 

¿Dónde está el verdadero problema?

El problema está en la falta de hábitos que nos conduzcan a nuestros objetivos. Y por supuesto, la falta de estos objetivos y metas que queremos alcanzar. Obviamente no existirá el tiempo bien aprovechado si no lo encauzamos a algún fin en concreto. Un velero con la vela dirigida a ninguna parte, va a la deriva… ¡y ni siquiera ahí sabe cuando llegará!

Pero por otra parte, también tenemos los hábitos que arraigamos y que son inadecuados. Es una decisión personal decidir cuales son buenos y cuales son malos hábitos para cada cual. Pero generalmente, son estos los que deberíamos intentar cambiar para evitar “el tiempo perdido”:

  • Complacer a los demás
  • Sentirse culpable
  • Perfeccionismo
  • Procastinación (o dejar las cosas para más tarde)
  • Hacer varias cosas a la vez
  • Roles familiares
  • El modo de priorizar

Todos y cada uno de estos hábitos que podrían aumentar nuestro “tiempo perdido”, merecen menciones individuales. Y postearé el domingo acerca de todas ellas.

 

Comenta y comparte si piensas que esto te ha sido de ayuda. Nos vemos en el próximo post.

¡Por tu éxito y abundancia!

Jacinto Ribas Benlloch

info@jrbenlloch.com

Facebook: https://www.facebook.com/jrbenlloch

Twitter: https://twitter.com/JRBenlloch

 

Comenta en Facebook

Comentarios

Post a Comment

Your email is kept private. Required fields are marked *

0.00€0 items